Ir directamente al contenido

ENVÍO EN 24 HORAS Y PAGO A CONTRAENTREGA

Llámanos

Guía imprescindible para el cuidado de los pies en casa

Guía imprescindible para el cuidado de los pies en casa

TODO SOBRE EL CUIDADO DE LOS PIES. CONSEJOS IMPRESCINDIBLES

Seguramente ya te has cansado de escuchar que los pies son una parte importantísima y así es el cuidado de los pies debería ser un hábito en nuestro día a día. Y sin embargo, es una de esas partes de nuestro cuerpo a las que no le prestamos la atención que merecen. Aunque la verdad es que cada vez son más las personas, hombres y mujeres, que apuestan por utilizar zapatos de calidad. Aprovechando la increíble industria del calzado que tenemos en España. Cuando la calidad ya no es cara, nos quedamos sin excusas para seguir usando un mal calzado.

Existe también la siguiente circunstancia  y de hecho, si estás leyendo este post, puede que este sea tu caso. Cuidas tus pies utilizando un calzado adecuado. Pero te despreocupas completamente de prestarles otras atenciones durante el otoño y el invierno. Llegada la primavera y viendo que se acerca el verano, te fijas en tus pies y te das cuenta de que los has ignorado por completo durante más de medio año y el tiempo de las sandalias, ya casi ha llegado. ¿Qué nos dices, nos hemos acercado?

Pero no te preocupes y no te agobies. Es un problema totalmente generalizado. No sólo te pasa a ti y por eso mismo, por la cantidad de personas que lo necesitan, nos hemos decido a escribir este detallado artículo. Donde os contamos todo lo que sabemos sobre el cuidado de los pies y os damos las claves para tener unos pies suaves y perfectos. Así como soluciones prácticas a los problemas de pies más habituales.

CONSEJOS Y CUIDADOS IMPRESCINDIBLES PARA UNOS PIES SUAVES Y PERFECTOS.

Tener unos pies bonitos no es complicado. Solamente necesitas dedicarles algo de tiempo. Y sobre todo, incluirlos en tus rutinas y tratamientos habituales de belleza.

Comenzamos por algunas pautas para el cuidado de los pies, preventivas y de mantenimiento. lLas puedes realizar en casa sin ningún problema:

CONSEJOS BÁSICOS PARA EL CUIDADO DE LOS PIES

  • Lávate los pies todos los días. Las prisas habituales se unen a la falsa sensación que solemos tener de que el agua y el jabón que van cayendo sobre nuestros pies mientras nos duchamos es suficiente. Aunque por supuesto, no lo es. Lávalos a diario. Preferiblemente con jabón neutro y no olvides que necesitan tanto mimo como el que das a tus manos.
  • Regálate un momento de relax con un baño relajante para tus pies. Prepara agua caliente y añade sal gruesa, sales esenciales, vinagre de manzana o bicarbonato sódico por ejemplo. Disfrutarás de una fantástica sensación de bienestar casi al instante y tanto tus pies como tus piernas te lo agradecerán. Un ritual que te ayudará a rebajar la tensión acumulada, perfecta además para favorecer la correcta circulación. Recuerda no tener los pies en el agua más de media hora.
  • No olvides secar bien los pies después de la ducha o de tu baño de pies anti-estrés. Del mismo modo que muchas veces no nos detenemos a lavar esta parte de nuestro cuerpo como deberíamos, menos aún nos paramos a sacarnos correctamente. Y sin embargo, este es uno de los consejos más importantes que vamos a darte hoy. Seca muy bien tus pies. Y sobre todo, seca muy muy bien los espacios entre los dedos de los pies. La forma más segura para evitar la aparición de hongos y evitar sus molestos síntomas y consecuencias.
  • Elimina las durezas utilizando con frecuencia piedra pómez o alguna lija especial para pies. Es importante “atacar” las dolorosas y antiestéticas durezas y callosidades cuando la piel esta blanda, por ello, siempre lo haremos después de la ducha o de haber tenido los pies en agua tibia durante unos 15 o 20 minutos.
Continuamos repasando nuestra lista de consejos para tener unos pies perfectos.
  • No olvides hidratar tus pies tan a menudo como sea posible. La piel es más elástica y resistente cuando está más hidratada. Y en el caso que nos ocupa, mantener los pies hidratados supone dotarlos de una barrera extraordinaria frente a infecciones de la piel, durezas y callosidades. Eso sí, evita a toda costa aplicarte crema en los pies durante el día. Ya que si inmediatamente te pones los zapatos y/o los calcetines, tu piel no absorberá correctamente la crema. Y generará un ambiente húmedo dentro del calzado. Nada recomendable para los pies ni para lograr el efecto que buscamos.

cuidado pies hidratación

  • ¿Te gustan los masajes? ¡Pues a tus pies también! Los pies son la base sobre la que descansa todo nuestro cuerpo, con el consecuente desgaste diario y, además, son el continente de buen número de terminaciones nerviosas. Invertir algo de tiempo en un masaje de pies y hacerlo de forma asidua nos puede reportar numeroso beneficios como mejorar la circulación, favorecer el sueño, reducir el síntoma de piernas cansadas o aliviar los dolores y fatigas de cuello y espalda, entre muchas otras ventajas. Intenta masajear tus pies a diario, antes de dormir, utilizando crema hidrante y aplicándola con movimientos circulares suaves. Introduce este sencillo gesto en tu rutina diaria y pronto notarás los resultados.
  • Y aunque tendamos a pensar que la pedicura y la manicura son conceptos meramente estéticos, lo cierto es que el cuidado de los pies, pasa por un correcto cuidado de las uñas. Tanto en las manos como en los pies, son gestos muy importantes para mantener estas partes de nuestro cuerpo sanas y perfectas. Por eso, si deseas tener unos pies bonitos de verdad, lima tus uñas con cuidado, de forma recta. Para evitar picos irregulares que puedan derivar en dolorosas uñas encarnadas.
Tras estos consejos sobre el cuidado de los pies en casa, en unos pocos y sencillos gestos, creemos que te será muy útil conocer otros consejos para prevenir los problemas de pies más habituales. ¡Toma buena nota!

CONSEJOS PARA UNOS PIES SANOS                                                

  • Protege tus pies del frío del invierno, utilizando un calzado apropiado. Preferentemente con suela de goma, con mayor capacidad aislante que otros materiales. Y evita caer en la tentación de acercar tus pies helados a fuentes de calor muy intenso. Como podría ser un radiador, estufa o chimenea. Deja que tus pies recuperen su temperatura natural de forma gradual. Del mismo modo, si por la noche sientes los pies fríos, lo más recomendable es dormir con calcetines para que el pie se caliente por sí mismo. Por medio de tu propio calor corporal y no de forma artificial mediante el contacto con una manta eléctrica o una bolsa de agua caliente.
  • Apuesta por materiales de calidad y ofrece a tus pies el hábitat que merecen. Puedes optar por utilizar calcetines elaborados con fibras naturales. Como el algodón, en lugar de inclinarte a utilizar materiales sintéticos que en muchas ocasiones obstruyen la correcta transpiración de los pies. Igualmente, te recomendamos utilizar calzado de calidad y materiales naturales como la piel. Los zapatos de cuero son más flexibles, adaptables y resistentes que los zapatos sintéticos. Y como sucede con el algodón, tus pies transpirarán mucho mejor si utilizas el calzado apropiado.
  • Escoge un zapato adecuado para ti. Ni todas las personas somos iguales, ni nuestros pies lo son. El mismo calzado que resulta cómodo a una persona, puede resultar incómodo e incluso insoportable a otra. Sin embargo, existen puntos en común que todos deberíamos tener en cuenta a la hora de elegir calzado. Como asegurarnos de que el zapato se ajusta como un guante a nuestro pie, sin oprimirlo ni asfixiarlo.
Encuentra los zapatos perfectos para ti haciendo clic en la imagen

zapatos cómodos para mujer online

  • Sí, así es, el calzado perfecto existe para ti. De hecho, tal vez ya lo hayas encontrado. Sin embargo, nunca, nunca, nunca, conviene excederse en el uso que le damos a un zapato concreto. Y muchísimo menos utilizar cada día un mismo par zapatos. Estos necesitan airearse y secarse para mantenerse como nuevos durante más tiempo y tus pies. Por su parte, no deben acostumbrarse a un zapato concreto. Tampoco intentes alargar la vida útil del calzado una vez que se haya desgastado y deformado por el uso y el paso del tiempo. Ya que a la larga favorecerá que tu pisada no sea la más correcta ni saludable para ti. Y por supuesto, tu comodidad tampoco será la que era.
  • El deporte es bueno para nuestra salud y claro está, también lo es para nuestros pies. Por eso, te recomendamos realizar sencillos ejercicios de forma habitual. Con los que mantendrás los pies y los tobillos fuertes y jóvenes. Rotaciones, elevaciones… descubre ya todo lo que tienes que saber sobre ejercicios para los pies y comienza a practicar hoy mismo.
  • Cuidado con las hongos de los pies. Hay ciertas cosas que debemos evitar para prevenir la proliferación de algún tipo de hongo en nuestros pies o uñas. Caminar descalzado por lugares públicos como piscinas o duchas, compartir calzado o mantener libres de humedad son algunas de las medidas más básicas y sencillas para evitar este desagradable problema. Vale la pena, ¿no te parece?

Tras estos consejos generales sobre el cuidado de los pies, perfectos para prevenir complicaciones frecuentes en los pies, seguimos con un problema muy concreto que a todos nos ha afectado en un momento u otro.

CAUSAS Y SOLUCIONES PARA PIES SECOS O AGRIETADOS

Ya hemos visto al principio de este post como suavizar los pies y quitar las asperezas de forma sencilla, incluyendo una serie de rutinas caseras en nuestro día a día. Pero, ¿qué sucede cuando hemos llegado tarde y nuestros pies ya están secos y agrietados? A continuación, te damos la respuesta.

Comencemos por el principio:

¿Por qué tengo los pies secos y agrietados?                                                        

La sequedad de pies, al igual que las grietas en los talones, puede deberse a numerosos motivos, siendo alguno de los más habituales:

  1. El calor excesivo. Las altas temperaturas pueden llegar a causar problemas leves aunque molestos en nuestros pies. Bien sea porque en temporada estival solemos prescindir de calcetines, quedando nuestra piel en contacto directo con el calzado o por una excesiva sudoración, los pies tienden a resecarse. Sobre todo en la zona del talón, apareciendo las consabidas grietas.
  2. ¡Demasiados baños! Como sucede con el resto de nuestro cuerpo, la piel de nuestros pies tenderá a resecarse inevitablemente si no tomamos ciertas precauciones. Como ducharnos con agua templada (unos 30º), preferiblemente no más de una vez al día y utilizando geles respetuosos con nuestro PH. Así que no lo olvides, el código del correcto cuidado de los pies incluye ser precavidos con el agua y sobre todo, con el gel.
  3. Como os ya hemos adelantado, el uso de calzado inapropiado, ya sea por ser de baja calidad o porque no hemos escogido un zapato que se adapte correctamente a nuestro pie, es una de las razones más comunes para los pies y talones secos. Evita siempre que los zapatos opriman tus pies en exceso. O que te estén demasiado grandes. Y desde luego, huye siempre de los materiales plásticos que no permitan que tus pies transpiren.

Ya lo ves. Algunas de estas causas dependen directamente de ti, por lo que atajarlas, en muchas ocasiones, pasa por dedicarte algunos minutos, ¡y algún que otro mimo!

Bien, una vez detectado el origen de nuestro problema, será mucho más sencillo dar con la solución. En cualquier caso, a continuación te mostramos una lista de remedios para que tus pies vuelvan a estar tan sanos y bonitos como antes.

Métodos sencillos para combatir la sequedad de los pies.

  1. Una vez más, la piedra pómez tiene que ser tu mejor amiga si quieres que tus pies vuelvan a ser los que eran. La exfoliación es vital para retirar el exceso de piel muerta. Sólo entonces nuestros pies estarán listos para que los tratemos con cremas o aceites.
  2. Hidrata tus pies con baños de aceites esenciales. Diluye unas gotas de tu aceite preferido en agua y disfruta de un momento de relax mientras recuperas la belleza de tus pies.
  3. Utiliza cremas. Por costumbre todos deberíamos hidratar nuestro cuerpo de los pies a la cabeza una vez por semana. Sabemos que esta es una cuestión donde muchas veces se impone la pereza, pero de verdad, llévalo a cabo y notarás los beneficios rápidamente.
  4. Remedios naturales para el cuidado de los pies. Si no te convencen los aceites y cremas o simplemente, te va más lo natural, internet pone a tu disposición infinidad de “recetas” para elaborar auténticos ungüentos hidratantes para tus pies. Desde el aguacate o el plátano, hasta la manteca de cacao. Tal vez tú ya tengas tu fórmula casera secreta para la hidratación de la piel, en ese caso… ¿A qué esperas? ¡Comienza a utilizarla hoy mismo!

Hasta aquí nuestros consejos básicos para el cuidado de los pies. Esperamos que os te hayan resultado de utilidad. Te animamos a plantearnos cualquier duda. Y a que nos envíes cualquier tema de tu interés sobre el que te gustaría que hablásemos en nuestro blog.

Te agradecemos tu visita de corazón y nos despedimos con un deseo…

NUESTRA GARANTÍA

TE GARANTIZAMOS LOS MEJORES PRODUCTOS Y LA MEJOR CALIDAD

VELOCIDAD

ENTREGAS EN MENOS DE 24HRS A TODO EL PERÚ

PAGO CONTRAENTREGA

PAGA AL RECIBIRLO CON TODA LA SEGURIDAD QUE PODEMOS OFRECER.